Unión de Mediadores Prejudiciales
Nuestra Institución | Nuestras Acciones | Beneficios | Novedades | Home | Links | Contacto | Normativa | Jurisprudencia | Eventos
NORMATIVA: Catamarca

Decreto N° 416/2006
Emisor: PODER EJECUTIVO PROVINCIAL (P.E.P.)
Sumario: Registro de Mediadores de la Provincia de Catamarca -- Creación -- Requisitos -- Deberes -- Prohibiciones -- Autoridad de aplicación.
Voces:
AUTORIDAD DE APLICACION ~ CUERPO DE MEDIADORES ~ MEDIACION ~ MEDIADOR ~ REGISTRO DE MEDIADORES ~ REGISTROS PUBLICOS
Fecha de Emisión: 03/04/2006
Publicado en: Boletín Oficial 05/05/2006 - ADLA 2006 - C, 2900
Visto:
El Expediente "D"» - N° 22877/05 mediante el cual la Dirección de Justicia gestiona la creación del Registro de Mediadores a nivel Provincial y las Normas Éticas del Mediador; y
Considerando:

Que el Organismo mencionado bajo cuya coordinación funciona el Centro de Mediación Vecinal, único existente en Catamarca, con el relevamiento y formación de Legajos de las personas que por diversos medios se capacitaron para acceder a la formación de Mediadores, ha tomado conocimiento que el número existente resulta significativo, lo que se hace necesario la creación del Registro de la Matrícula de Mediador, a los fines de ejercer la asignación, control y vigilancia de la actividad.

Que la Dirección citada y el Cuerpo de Mediadores en cumplimiento de los objetivos que les son propios han venido cumplimentado un amplio Programa de difusión, y prestación del servicio de Mediación en todo el territorio provincial, desarrollándose en forma continua cursos y talleres de difusión de los Principios Básicos de Mediación en los diferentes Departamentos de la Provincia y en la ciudad Capital, destinados a todos los estamentos comunitarios, con alto grado de participación de funcionarios, educadores, personal policial, profesionales de la salud y población en general.

Que ante la inminente creación de Centros Privados de Mediación, por parte de algunos Colegios o Asociaciones de Profesionales que cuentan con asociados capacitados en Mediación, se vuelve más perentorio la creación del Registro para la asignación de la Matrícula a fin de habilitar el ejercicio de la función.

Que en oportunidad de realizarse el I Foro Regional en Mediación durante el mes de Junio de 2005, se ha tomado conocimiento, que es de interés del Poder Judicial realizar las medidas necesarias con el objeto de implementar en ese ámbito el Instituto de la Mediación Judicial a través de sus funcionarios y abogados con capacitación específica sobre la materia con el objeto de concretar la conformación en su caso de un Centro Judicial en Mediación.

Que los antecedentes de la existencia del Registros de Mediadores tanto a nivel Nacional como en el resto de las jurisdicciones provinciales, demuestran que el mismo se encuentra bajo la órbita y competencia del Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación por intermedio de la Dirección de Métodos Participativos de Justicia en un caso y en los demás a través de los Organismos competentes que dependen de cada Ministerio de Gobierno.

Que ha tomado debida intervención Asesoría General de Gobierno mediante Dictamen A.G.G. N° 169/06.

Que el presente instrumento se dicta en uso de las facultades establecidas por el Artículo 149° de la Constitución de la Provincia.

Por ello, el Gobernador de la Provincia de Catamarca decreta:

Art. 1° - Créase el Registro de Mediadores de la Provincia de Catamarca, cuya Constitución, Organización, Actualización y Administración estará a cargo del Ministerio de Gobierno y Justicia, a través de la Dirección de Justicia dependiente de la Subsecretaría de Asuntos Institucionales, como Autoridad de Aplicación en el ámbito de la Provincia.

Art. 2° - Establécese para quienes desempeñen su actividad como Mediadores en el ámbito de la provincia de Catamarca los siguientes requisitos:
a) Acreditar formación Básica en Mediación (Cursos: Introductorio, de Entrenamiento y Pasantías) en Escuelas, Organismos o Centros de Capacitación debidamente reconocidos por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.
b) Presentar la siguiente documentación:
1) Certificado de Domicilio en la Provincia de Catamarca.
2) Certificado de Inscripción en la Matrícula expedido por el respectivo Colegio Profesional.
3) Certificados de Antecedentes expedido por Autoridad Policial Provincial.
4) Declaración Jurada de no encontrarse comprendido en las inhabilidades o causales de recusación del Artículo 17 del C.P.C.C., hasta tanto se dicte el marco regulatorio específico para la actividad de Mediación.
5) Acreditación de haber realizado Cinco (5) mediaciones como mediador o co mediador en el Centro de Mediación Vecinal que coordina la Dirección de Justicia, mediante certificado expedido por ésta. Esta participación tendrá carácter ad honorem.
6) Declaración Jurada de aceptación y sometimiento a las normas éticas del Mediador, que forman parte del presente.
7) Copia legalizada. del título universitario que acredite una antigüedad no menor de tres (3) años en el ejercicio de la respectiva profesión.
Cumplimentados estos requisitos se otorgará al aspirante, una Matrícula Provisoria por un plazo no mayor a seis (6) meses, período dentro del cual el aspirante deberá aprobar una evaluación. La convocatoria a tal fin se formulará dos veces al año por la Dirección de Justicia, las fechas, contenidos, modalidad y demás condiciones serán fijados por Disposición Interna de la Dirección de Justicia o Autoridad de Aplicación, con una antelación no inferior a treinta (30) días. Aprobada la evaluación se le otorgará la Matricula definitiva como Mediador.

Art. 3° - Los Mediadores a fin de mantener su matrícula, están obligados a:
1) Actualizarse y perfeccionarse, debiendo acreditar ante la autoridad de aplicación, esto es, la Dirección de Justicia, no menos de Treinta (30) horas anuales de perfeccionamiento, certificadas por Organismos reconocidos por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.
2) Acreditar anualmente, a partir de la fecha de la obtención de la misma, haber intervenido en cinco (5) mediaciones.
Para aquellos matriculados que no completaren estos requisitos se procederá a suspender la matrícula hasta tanto acrediten el cumplimiento de tales extremos.

Art. 4° - No podrá ser Mediador quien haya tenido vinculación por asesoramiento, patrocinio o representación con cualquiera de las partes intervinientes en la mediación, durante el lapso de un (1) año anterior al inicio de la misma. De no mediar acuerdo no podrá patrocinar ni representar a ninguna de las partes con relación al objeto de la mediación. Los Mediadores inscriptos, no podrán por ningún concepto asesorar ni patrocinar a cualquiera de las partes de una mediación de la que haya participado, hasta después de un (1) año de cese de su inscripción en el Registro de Mediadores, tampoco quienes registren inhabilidades comerciales, civiles, penales, o disciplinarias.

Art. 5° - Los Mediadores deberán garantizar en las mediaciones de las que participen:
a) Neutralidad e imparcialidad.
b) Confidencialidad de las actuaciones.
c) Comunicación directa entre las partes.
d) Promoción de actitud colaborativa.
e) Satisfactoria composición de intereses.
f) Consentimiento informado.
g) Economía del proceso.

Art. 6° - Deber de confidencialidad: Las partes, sus abogados si los tuvieren, el o los mediadores, los demás profesionales o peritos y todo aquél que intervenga en la mediación, tendrán el deber de confidencialidad, lo cual ratificarán en la primera audiencia de mediación mediante la suscripción de un convenio de confidencialidad.
No deberá dejarse constancia ni registro alguno de los dichos y opiniones de las partes, ni podrán éstos ser incorporados como pruebas en proceso judicial alguno.
En ningún caso las partes, el o los mediadores, los abogados, los demás profesionales y peritos y todo aquél que haya intervenido en un proceso de mediación, podrán prestar declaración testimonial sobre lo expresado en dicha mediación.
El mediador actuará como facilitador de la comunicación entre las partes, sin poder de decisión, de modo que el acuerdo, sea éste total o parcial, solo surja de la voluntad de aquéllas.

Art. 7° - Los Mediadores deberán denunciar domicilio real, a los efectos de la obtención de la Matrícula y constituir domicilio especial o legal el que no podrá coincidir en ningún caso con los de las partes, patrocinantes o apoderados de las mismas, a fin de evitar el quiebre del principio de imparcialidad.

Art. 8° - El Ministerio de Gobierno y Justicia a través de la Dirección de Justicia será la Autoridad de Aplicación, teniendo a su cargo las siguientes atribuciones:
a) Fijar las políticas del Poder Ejecutivo Provincial sobre la implementación, desarrollo y puesta en marcha de la mediación en el territorio provincial.
b) Promover, organizar y dictar cursos de formación y perfeccionamiento para mediadores.
c) Celebrar convenios con el Estado Nacional, Estados Provinciales, Municipales y Comunas, Entes Públicos y privados, cualquiera sea su naturaleza, que tenga por finalidad el cumplimiento de los objetivos que refiere el inciso anterior.
d) Coordinar actividades de capacitación y perfeccionamiento con la Corte de Justicia Provincial; Suscribir convenios e intercambiar información sobre casos sometidos a mediación con el solo fin estadístico.
e) Inscribir en el Registro de Mediadores bajo su órbita a los aspirantes que hayan cumplido con los requisitos que reglamentariamente se establezcan.
f) Otorgar matrícula a los mediadores en la forma y condiciones establecidas en el Artículo 2° del presente.
g) Determinar las condiciones de admisibilidad y pautas de valuación para la obtención por parte de los solicitantes de la matrícula habilitante. A tal fin los aspirantes a la obtención de la matrícula deberán acreditar haber realizado mediaciones de práctica en el Centro de Mediación Vecinal en número no inferior a cinco (5).
h) Organizar el Registro de Mediadores y llevar un legajo personal de cada uno de ellos.
i) Recibir denuncias por infracción de mediadores en su actuación.
j) Aplicar las normas éticas para el ejercicio de la mediación y controlar su cumplimiento, de conformidad a la normativa establecida en el Anexo I del presente.

Art. 9° - La Dirección de Justicia, tendrá a su cargo la administración de los Métodos Alternativos para la Resolución de Conflictos. Se encuentra comprendida dentro del concepto de administración: La ejecución de programas que contengan por finalidad.
a) Promover y difundir la instalación y desarrollo de los métodos alternativos para la resolución de conflictos.
b) Organizar eventos académicos tendientes a la capacitación, especialización y perfeccionamiento de mediadores, árbitros, negociadores y otras especialidades relativas a los métodos alternativos para resolver conflictos.
c) Promover con la participación de instituciones públicas y privadas, educativas, Centros Vecinales e Instituciones de acción comunitaria no gubernamentales, la organización conjunta de congresos, jornadas y talleres, tendientes a la prevención y resolución de los conflictos.
Realizar campañas de prevención de conflictividad, con las instituciones mencionadas en el apartado c) promover, desarrollar y ejecutar programas de mediación comunitaria.

Art. 10. - Apruébanse las normas Eticas del Mediador, las que como Anexo I pasan a formar parte integrante del presente Instrumento Legal.

Art. 11. - Tomen conocimiento a sus efectos: Subsecretaría de Asuntos Institucionales y Dirección de Justicia.

Art. 12. - Comuníquese, etc. - Brizuela del Moral.

ANEXO I
NORMAS ETICAS DEL MEDIADOR
Primero: Las disposiciones contenidas en el presente Anexo serán de aplicación a todo Mediador, en el ejercicio de sus funciones como tal.
Segundo: Será Autoridad de Aplicación de esta normativa la Dirección de Justicia dependiente de la Subsecretaría de Asuntos Institucionales del Ministerio de Gobierno y Justicia.
Tercero: Las normas contenidas en el presente Anexo I no podrán ser dejadas sin efecto ni modificadas por acuerdos de partes.
Cuarto: Se adopta como principio general para la interpretación de las disposiciones contenidas en el presente, la tutela y resguardo de los deberes de confidencialidad, neutralidad, imparcialidad, e igualdad de las partes en el proceso de Mediación, respetando la dignidad de las mismas, y ninguna disposición podrá entenderse en sentido que los menoscabe o restrinja.
Quinto: En el desempeño de su función el Mediador deberá preservar el principio de confidencialidad, no sólo entre las partes y terceros sino ante sus propios pares.
Sexto: Es esencial al desempeño de la función de Mediador observar la imparcialidad para con las partes, entendida como uno de los pilares fundamentales del proceso de mediación, persiguiendo en todo momento que sean ellas mismas las protagonistas en llevar adelante el diálogo para lograr una solución que satisfaga los intereses de ambas.
Séptimo: Son deberes inherentes a la función de mediador:
a) Orientar a las partes para lograr la solución de los casos sometidos a mediación y en los que intervenga.
b) Brindar una adecuada explicación del proceso de mediación y de los principios que lo rigen.
c) Poner especial énfasis sobre la confidencialidad, economía procesal, respecto mutuo y gratuidad del procedimiento, cuando esta última corresponda.
d) Observar en todo momento la imparcialidad para con las partes otorgando el tiempo a cada una de ellas en forma equitativa e igualitaria, facilitando la comunicación entre ellas y brindándoles la oportunidad de expresarse libremente.
e) Evitar involucrarse en modo alguno en el conflicto, de manera que dé lugar a que se quiebre el principio de neutralidad, en el supuesto que resultare imposible para el Mediador o Comediador interviniente, deberán solicitar su inmediato reemplazo.
f) Dejar debidamente aclarado en la primera audiencia que tenga con las partes involucradas, que la mediación no es un juicio, y que por ello no requiere de formalismo alguno, siendo voluntaria su asistencia y aceptación luego de la primera audiencia para las partes. Explicar en forma clara que el principio de la voluntariedad le es aplicable también a los mediadores en cuanto a su intervención.
g) Respetar rigurosamente el principio de confidencialidad debiendo guardar secreto, de todo cuanto se tratare en las mediaciones en las que actuare, ante terceros, sus propios pares, los jueces u otra autoridad, negándose a responder preguntas que lo expongan a violarlo, dando debido fundamento de su negativa, sin que por ello signifique que deba ser sancionado o sufrir pena alguna.
h) Exceptúase de esta obligación al o los mediadores, cuando de la mediación en la que intervengan surja la comisión, de mal trato a un menor, delito contra la honestidad del mismo, o estado de violencia o peligro del menor o la comisión de un delito grave, que pueda dar lugar a una acción penal de instancia pública, en cuyo caso deberá efectuar la denuncia pertinente y notificar de esta situación en forma inmediata a la Dirección de Justicia, Autoridad de Aplicación en la Provincia de Método Alternativo de Justicia, a fin de que determine la conducta a observar.
Octavo: El mediador se encuentra obligado en todo momento a llevar adelante la mediación en la que intervenga, poniendo toda su capacidad y conocimiento a fin de administrar el conflicto procurando que las partes involucradas arriben a una solución negociada que satisfaga los intereses de ambas.
Noveno: El Mediador, está obligado a desempeñarse con corrección, honestidad, equidad e imparcialidad en todos los casos que le sean asignados.
Décimo: El Mediador, en el cumplimiento de sus funciones, deberá comunicar a la Autoridad de Aplicación, todo acto o conducta que afecte gravemente su dignidad como mediador, a los fines de determinar la conducta y medidas que se adoptarán sobre el respecto.
Décimo Primero: El Mediador evitará anteponer su propio interés al de las partes, o involucrarse en los intereses de las mismas. Está obligado a brindar a las partes en conflicto toda la información y lo más ampliamente posible del procedimiento de Mediación y las bondades del mismo para la solución de la conflictividad de los problemas.
Duodécimo: Serán consideradas faltas graves y violatorias de la ética del mediador las siguientes:
a) Violar el principio de confidencialidad; este principio tutela la información que reciba el mediador, tanto en sesiones conjuntas como privadas, si en estas últimas no está relevado por la parte, lo que deberá constar en forma expresa.
b) No guardar estilo adecuado en los casos en los que intervenga, con relación a las partes involucradas y a sus propios pares.
c) Violar el principio de neutralidad e imparcialidad, asumiendo conductas o posturas que favorezcan a alguna de las partes y que lleven a frustrar el proceso de mediación.
d) No preservar el principio de respeto que debe existir y se deben, durante el desarrollo del proceso de Mediación, las partes entre sí y entre el Mediador y las partes.
e) Retirar documentación o copias de las actuaciones en la que intervenga, violando con ello el principio de reserva de la mediación.
f) Omitir denunciar cuando de su actuación surgiere un mal trato a un menor, delito contra la honestidad del mismo, o estado de violencia o peligro del menor o la comisión de un delito grave, que pueda dar lugar a una acción penal de instancia pública.
g) No cumplir con la actualización y capacitación continúa exigida por la legislación para mantener vigente su Matrícula de mediador.
h) No excusarse de intervenir en procesos de mediación cuando se encuentre comprometido o comprendido dentro de las causales de recusación y excusación previstas en el Capítulo III Artículo 17 del C.P.C., o encontrarse ligado por vínculo consanguíneo o colateral de parentesco hasta el cuarto grado con alguna de las partes.
i) Divulgar casos en particular en los cuales intervenga o haya intervenido. Y hacer uso de la información llegada a su conocimiento, salvo a los fines estadísticos, y para la evaluación de los programas y actividades de investigación, reuniones de trabajo o estudio.
j) En todos los supuestos el mediador evitará revelar los datos personales de las partes o sus características salientes que permitan inferir de quién o de qué caso se trata, lo que se considerará grave infracción a las normas éticas, sujeto a sanción.
k) No mantener una conducta neutral, imparcial y equilibrada respecto a todas las partes, ya sea en apariencia, palabra o acción.
l) En ningún caso el mediador facilitará, practicará o colaborará con actitudes de discriminación racial, religiosa, de nacionalidad, estado civil, sexo u otro tipo de diferencia, debiendo siempre generar confianza en su imparcialidad y servir a todas las partes por igual.
m) Será considerado igualmente falta grave del mediador, el recibir obsequios, favores, información u otros elementos que puedan influir en su ánimo o desnaturalizar su desempeño como mediador.
n) Resultará falta grave del mediador violentar la prohibición de asesorar o patrocinar a algunas de las partes en asuntos relacionados con la mediación o en otros asuntos que involucre a las mismas partes.
o) Asesorar o patrocinar a algunas de las partes de una mediación en la que intervino, por el término de un (1) año desde la finalización de su función como mediador.
Decimotercero: Las normas enunciadas en el presente se extienden, en lo pertinente a los observadores y a toda otra persona que por cualquier circunstancia, presencie las mediaciones o tenga acceso al material de trabajo de los mediadores.
Decimocuarto: La Dirección de Justicia tendrá a su cargo la aplicación de las disposiciones de la presente normativa, hasta tanto se dicte la normativa definitiva, debiendo garantizar en todo momento el derecho de defensa del mediador, con independencia de las sanciones que pudieren corresponder a los fines del Registro de Mediadores.

Montevideo 373, Piso 6º of. 67, CABA, Tel: 4373-8690​, Mail: uniondemediadoresprejudiciales@gmail.com.ar
Copyright 2013. Todos los derechos reservados